La limpieza de oficinas, una cuestión de prevención de riesgos laborales

Teniendo en cuenta que la mayoría de personas trabajadoras de nuestro país pasan 8 horas diarias -40 semanales- en su oficina, ésta no solo debe ser funcional sino también limpia y ordenada. Pues, de hecho, su limpieza y orden afectan directamente al confort y bienestar de los empleados y, por ende, a su productividad. Y no hablamos únicamente de las mesas, los ordenadores y el polvo de sus pantallas, también –y especialmente- de áreas comunes como pueden ser los pasillos, las salas de reuniones y, como no, los baños, comedores y cocinas.

Y es que, ¿quién no ha tenido que colgar un cartel en el baño pidiendo a sus compañeros que tengan más cura de ellos? ¿O en la nevera, para que cada uno sea responsable de los alimentos que deja en ella? ¿Y quién no ha recibido nunca un correo electrónico general abogando por un mejor cuidado de las salas de reuniones? No obstante, más allá de estos pequeños problemas de convivencia diaria, hay que tener presente que la limpieza del lugar de trabajo va mucho más allá de la ya citada comodidad de los trabajadores, suproductividad o la imagen empresarial ante visitantes y clientes. Se trata de una medidade prevención de riesgos laborales.

La explicación es clara: el polvo de los equipos electrónicos y los sistemas de climatizacióno la suciedad acumulada en la moqueta y los tapizados de asientos conllevan la aparición de ácaros, hongos y otras bacterias causantes de alergias, enfermedades respiratorias e infecciones en las mucosas o la piel. Por no hablar de los elementos fuera de lugar, los cables enredados o la acumulación de desechos derivados de la actividad laboral, los cuales pueden provocar tropiezos y caídas.

Con todo, lo recomendable para el mantenimiento, saneamiento y desinfección de oficinas es contratar una empresa de limpieza profesional como nosotros.